domingo, 28 de febrero de 2010

"VALERIANO LÓPEZ". ¡EL CABECEADOR FENÓMENO DEL "SPORT BOYS"!.!.


Valeriano López.
Allá por el 47 del pasado siglo, nuestro futbol se daba el lujo de poseer goleadores de todo estilo  "Lolo" Fernández era el máximo goleador y se vislumbraba como su sucesor Valeriano López,  centro delantero del Sport Boys y que se distinguía por anotarlos de cabeza. En el Sucre, teníamos al "Tanque" Aparicio, un fornido moreno de temer. "Chalaco", lucía al fornido Félix Mina. Municipal, al "chino" Manuel Rivera y en Alianza Lima, el famoso "Feo" Salinas, de tremenda patada.

Indudablemente, quien más destacaba era el larguirucho Valeriano López. Imagínense que fue máximo goleador consecutívamente los años 46, 47 y 48, anotando en total 62 goles. El "Boys", se daba el gusto de tener en su equipo a Rafael Asca, atlético guardavallas. Acompañaban a Valeriano, los Hnos. Guillermo y Pedro Valdiviezo, su compadre "Willy" Barbadillo, el genial Abelardo Leca y en la punta derecha, el "loco" Drago. En linea media, Lorenzo Pacheco, Rufino Leca y Dagoberto Lavalle.

El "Sport Boys" de sus amores.
Todavía jugaba en la defensa "Prisco Alcalde y ese Estadio querido se enloquecía cuando Valeriano ponía la frente para anotar. Al lado del "Reloj", hoy la Torre, un encargado hizaba las banderitas rosadas, una a una. Sucedió que en un partido, el "Tanque de Casma" hizo 7 goles y, como sólo tenían cinco banderitas, tuvieron que colocar por los dos goles restantes, las del "Tabaco", que eran celestes, ocasionando la rechifla de la hinchada porteña que siempre se caracterizó por "tranquila".

Llegó la época del Dorado en Colombia y nuestro "tanque" se fue a masacrar arqueros de la talla de Carrizo y alternar con Di Stéfano, Pedernera y otros grandes del futbol. Jugó por el Deportivo Cali y campeonó con sus impactantes goles de "cráneo". Aquellas pelotas eran de cuero y si llovía, sálvese quien pueda. Fue ídolo en la tierra del "porro". Valeriano, se daba el lujo de prender el cigarro, utilizando billetes de dolar. Otra de sus escentricidades y consecuencia de libaciones y festejos.

Cabecea ante el "patrullero" González.
Me olvidé que en el 49, fue castigado a perpetuidad por escaparse de la concentración. Fue un escándalo y tuvo la suerte de hallar "el Dorado". Esta sanción se levantó en el 51 y volvió a su Boys. reeditando su fama. Jugó la final ante el "Muni" y empezaron las indisciplinas. Volvió a Argentina  por el Huracán; hubo una lesión y retornó para integrar el Alianza Lima en 3 temporadas. Me apené al verlo. Estaba deteriorado y para mi, allí acabó la historia de quien fuera extraordinario cabeceador.

Volvió a Colombia y siguió en las mismas. Nos queda el recuerdo de los Panamericanos de 1952, cuando hizo 5 goles de cabeza y Perú le ganó a Panamá por 7 a 1. En síntesis, este casmeño nacido un 4 de Mayo del 26, no ha encontrado jugador alguno que lo supere en su historial de goleador. Falleció el 7 del mismo mes en el 94. Descansa en el Callao. Ha sido maravilloso escribir esta reseña y recordar a "VALERIANO LÓPEZ MENDIOLA", el famoso "Tanque de Casma".

sábado, 27 de febrero de 2010

"EDWIN VÁSQUEZ CAM" . "CAMPEÓN MUNDIAL DE TIRO LIBRE EN LAS OLIMPIADAS DE LONDRES DE 1948. ÚNICO EN NUESTRA HISTORIA DEPORTIVA.

Edwin Vásquez Cam
En la época de José Soriano y Juán Honores, guardametas que triunfaron en la Argentina, se decía que "Perú, era tierra de Arqueros". No se podía decir lo mismo en cuanto al deporte del Tiro. Pero, en 1948, cuando se realizan las famosas Olimpiadas de Londres y surge el nombre de Edwin Vásquez Cam, como ya es costumbre en nuestro periodismo, se empezó a tejer una serie de fantasías que nada tenían que ver con la realidad. Indudablemente el caso de este maravilloso deportista de Tiro, nacido en Lima en 1922 y todavía un 28 de Julio, exaltó las pasiones patrióticas y lo convirtieron de la noche a la mañana en héroe nacional.

Olímpico de Tiro Libre.
¿Que lo mereció?... ¡Nadie lo duda!. Ganar una Medalla de Oro en un campeonato de Tiro de los Juegos Olímpicos de Londres, en la ciudad de Wembley, el 2 de Agosto de 1948, sin la mayor preparación, considerando el evento y para remate con pistola prestada, es decir que fue increíble. Nadie conocía a Edwin Vásquez, excepto los entendidos y pocos aficionados a este deporte. Era una grata sorpresa que un "amateur", un personaje que no vivía de practicar este deporte de manera profesional, en una gloriosa actuación diera tremendo lauro al Perú. Es, no lo duden, la única Medalla de Oro conseguida en una Olimpiada por deportista alguno. No se ha repetido. Es único y su nombre figura en esa galería de héroes de nuestro Estadio Nacional con los Laureles Deportivos, instaurados por Manuel A, Odría el 13 de Octubre de 1949.

En clásica posición de tiro.
Este gran triunfador fallecido en Marzo de 1993 era frecuentemente invitado a los sets de televisión y, al margen de los homenajes correspondientes, se admiraba asimismo de haber derrotado a los campeones de Suecia y Suiza, verdaderos colosos de aquel entonces.  Edwin Vásquez con su sencillez y serenidad de tirador, pasados ya buenos años, afirmó: "Me tenía tanta fe y pensando en el Perú, hice 545 puntos y vencí a más de 50 competidores de diferentes partes del mundo. Su especialidad era la de Tiro Libre con pistola a cincuenta metros. Repetimos, con arma prestada y que no le permitieron adecuarla a su mano. Toda una odisea para él.

Edwin Vásquez en hombros en el Estadio Nacional
Me siento feliz de reseñar a este Medalla de Oro en la especialidad de Tiro Libre. Siendo único en toda la historia del deporte peruano, no se le recuerda. Escasamente se ubica algún comentario en Internet y es poca la información existente. ¡Fue notable, sensacional y gigante! Paradójicamente a estos adjetivos, lucía baja talla y una enorme humildad de grande. "EDWIN VÁSQUEZ CAM", Campeón en las célebres Olimpiadas de Londres en 1948, es orgullo del Deporte Peruano. Gracias.


miércoles, 24 de febrero de 2010

"HERNÁN LLERENA" - ¡CICLISTA SUPER CAMPEÓN DE AREQUIPA! ¡AS DEL CICLISMO PERUANO Y SUDAMERICANO! FUE VERDADERAMENTE NOTABLE.

Hernán Llerena
Este ciclista peruano dio mucho que hablar en su época. Tanto es así que se le otorgó los "Laureles Deportivos" y su nombre figura en esa galería de campeones de nuestro Estadio Nacional. Obtuvo una Medalla de Bronce en Persecución Individual en los Juegos Panamericanos de Buenos Aires en 1951, por primera vez. Se comentaba y era objeto de la admiración del gran público por su hazaña. Llegó con la llanta pinchada. Antes, en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, causó emoción al confundirse en el pelotón líder de la competencia. Un lamentable accidente lo hizo caer y no se pudo recuperar, pero allí estuvo demostrando su grandeza. Fue un ciclista tenaz. Un verdadero campeón y que gozó en sus tiempos de gran popularidad. Una de las figuras del deporte peruano que reseñamos con orgullo y que merece, modestamente, su sitial en "Qué Notables Fueron".

Besando un Trofeo.
En tres oportunidades se coronó campeón nacional. Obtuvo 4 medallas participando en los Bolivarianos de 1947. Sería primero en el Sudamericano de Uruguay. En Chile, igualmente primero en el Sudamericano de 1950. Un año despuès, ocupó el tercer lugar en los Panamericanos y en el 52, llegó segundo en el Sudamericano de Argentina. ¡Verdaderamente notable! Es muy lamentable que no se le recuerde por todos los triunfos que le dio a nuestro país. Fue un baluarte en esta especialidad y que, gracias a él, tuvo auge y significó la aparición de otros ciclistas, pero que no lograron las hazañas que comentamos en esta reseña. Creemos que, de alguna forma, logramos reivindicar al más notable ciclista peruano como lo fue Hernán Llenera Valderrama. Ganó cientos de trofeos y se sintió orgulloso de ellos, como cuando besa uno de los tantos aquí presentados.

Sus premios y grandes recuerdos
En otra de sus facetas, integró el "Ballet Incaico", una agrupación de ciclistas que ofrecía maniobras acrobáticas. Hizo giras por Europa y Norteamérica con gran éxito económico. Esta actividad profesional, dió motivo a la Federación de Ciclismo para inhabilitarlo a concurrir al Mundial de Bruselas. Hernán Llerena Valderrama, fue indudablemente una estrella del ciclismo peruano. Los palomillas que "alquilábamos bicicletas" para emularlo, sacábamos pecho en nuestras competencias callejeras y nos sentíamos los "Hernán Llerena del barrio". En la foto se muestra orgulloso al lado de su bicicleta y otros galardones que obtuvo en su vida. Fue un gran campeón.

Con su hija y Toño Llerena.
De este gran apellido de Hernán, nace aquella alusión criolla a la dama recién embarazada: "Está llerena". Y es, sin quererlo, una forma de recordarlo en esta Lima que supo de sus grandes carreras. Se que hubo intentos para homenajearlo con su nombre para un velódromo limeño. No se pudo y la verdad que no hallo las razones. Sin embargo, en la tierra que lo vio nacer, su blanca ciudad, Arequipa, el gran velódromo del cual han salidos grandes pedaleros lleva el suyo.  "HERNÁN LLERENA". Figura su nombre en todo lo alto, como símbolo del Ciclismo Peruano. Antonio Llerena Marotti, caro colega locutor, es quien nos ha proporcionado las fotos que acompañan la breve historia de su primo y que agradecemos muy reconocidos.

Con un diploma entre amigos.
El sábado 13 de Marzo de 2010, quienes supimos de las bondades deportivas de este gran ciclista peruano, nos sentimos acongojados por su sensible fallecimiento. La noticia llegó desde el sur. Desde su querida Arequipa y en la que siguió haciendo noticia con su trayectoria de "As de la Velocidad Ciclística". Una leucemia linfocítica lo postró en el lecho de la enfermedad y, después de soportarla estoicamente, sucumbió pese a los esfuerzos de la ciencia por combatirla. No se pudo, pero "HERNÁN LLERENA VALDERRAMA", es inmortal en el mundo deportivo peruano. Gracias.


martes, 23 de febrero de 2010

"GERARDO SALAZAR" - "OTRO CAMPEÓN PERUANO DE LA VELOCIDAD"

A sus marcas... ¡Ya!.
Cuando decimos "notables", es porque realmente lo fueron. Nadie de mi época podrá negar que Gerardo Salazar, tuvo una popularidad allá por 1950, la era del Atletismo Peruano. Fue campeón nacional en los 100 y 200 metros planos, imponiendo nuevas marcas y desarrollando una muy buena actividad en nuestro atletismo. Hubo otro atleta que sucumbió ante él y se llamó Santiago "Chano" Ferrando. Recuerdos de una época en la que esta disciplina tuvo su apogeo.

Por el 59, vivía en la Unidad Vecinal Nro. 3. Lucía el uniforme de sub-oficiales de la F.A.P. y se le veía muy tranquilo, ajeno a la fama que tuvo. Éramos vecinos y el saludo respetuoso de quien les reseña,  estaba listo para este notable atleta. Sus hijos, muy niños todavía, mostraban rasgos característicos del velocista que fue su padre. Años después, estarían compitiendo en las pistas, sin lograr igualarlo. Desde esta reseña, saludos para esa querida familia, notables por la calidad de Gerardo Salazar.

Con Julia Sánchez, Eduardo Julve, Julia Huapaya, Héctor Menacho y los Hnos. Piqueras en garrocha, dieron nombradía al Atletismo peruano. Había valores y estaban siempre representando a nuestra selección. En los Panamericanos del 51, en donde fue notable Julia Sánchez, no fue igual para Gerardo Salazar. Ya estaban apareciendo los "monstruos" de la velocidad, en especial el cubano Fortún. Sin embargo continuó con sus esfuerzos y siguió como estrella en el atletismo peruano

Aparecerían después, Fernando Acevedo y Edith Noedin, tan buenos atletas nacionales pero que no fueron tan notables como Gerardo Salazar en su tiempo. Es que otra era la afición y mucha la importancia que tenía el Atletismo. Se han mejorado records pero la prensa escrita y hablada, mas la de ahora, la televisiva, no le dan la importancia debida a esta disciplina, tan necesaria para cultivar mente y cuerpo sanos. El esfuerzo que realizaron atletas como Julia Sánchez y Salazar, no tuvo la correspondencia adecuada.

Es nuestro sincero y franco deseo, incentivar desde nuestro lugar de reseñas, una mayor participación del periodismo especializado para rescatar del olvido, a los que fueron nuestros ídolos. Mi aliento a la nueva generación de atletas como la huancaína Melchor y ojalá vuelvan a sonar con ecos victoriosos de antaño, nombres gloriosos como el de GERARDO SALAZAR, el gran atleta y velocista del Perú. Su nombre siempre está presente en el recuerdo de quienes vivimos una época dorada de nuestro Atletismo. Gracias.

"JULIA SÁNCHEZ" - "CAMPEONA INOLVIDABLE DEL PERÚ".

Es la primera dama que reseño en este blog. Se trata de Julia Sánchez. extraordinaria deportista que nos dio triunfos en el Atletismo Sudamericano. Mis recuerdos se limitan a vincularla a otros nombres de famosas como Julia Huapaya, lanzadora de discos y su compañera en muchas lides. De porte liviano, la más ligera de su tiempo y verdadera figura que aparecía en los diarios y en las revistas deportivas.

En 1951, se llevaron a efecto Los Juegos Panamericanos en Buenos Aires, Argentina. Perú concurrió con sus mejores valores y fue allí que Julia Sánchez nos deslumbró, al imponerse a la norteamericana Jean Patton, cuya sola presencia, plena en musculatura, achicaba a cualquiera. Se corrieron los 100 metros planos y en las transmisiones radiales y luego en los diarios vespertinos, se festejó su triunfo atronadoramente.

No hablaré de tiempos ni cronometrajes. La era moderna los ha desaparecido. Queda el grato recuerdo que ayer, tuvimos una Julia Sánchez victoriosa y campeona. Nuestra idea es evocar estos nombres. Juega mucho el entusiasmo que nos acompaña y estimular a nuestra juventud. Poseíamos una excelente colección de revistas del deporte peruano pero, una equivocada actitud familiar, nos privó de grandes datos.

Julia Sánchez, compitió en los 100 y 200 metros y siempre salió triunfante en nuestro Estadio Nacional. La época de Julve, Menacho, Piqueras y Gerardo Salazar, otro campeón de velocidad, que reseñaremos más adelante. Nuestra atleta, era presencia obligada en las postas y si no me equivoco, allí también destacó Julia Huapaya. El atletismo en los años 50, le debe mucho a nuestro personaje.

El 11 de Setiembre de 1982, inició sus actividades el Centro Educativo Experimental (CEDE) y con feliz acierto de las autoridades de aquel entonces, el dirigente Félix Nagaro, nombró Directora del mismo a Julia Sánchez. Funcionaba en la Av. 28 de Julio en La Victoria, frente a Radio Patrulla. Más de 200 escolares, acudían año a año y sabemos que de CEDE, han surgido brillantes nuevos atletas.

Han pasado 28 años y esperamos que continúe su objetivo. El atletismo de hoy, con las figuras que todos conocemos, es obra heroica y hay que apoyarlo. Los Años Dorados, sucedieron con atletas notables como la que estamos recordando. Fueron otros tiempos y su auge lamentablemente se truncó. Nos queda sólo ponderar a la gran "JULIA SÁNCHEZ", la Eterna Campeona de nuestro Atletismo.

sábado, 20 de febrero de 2010

"JORGE ALCALDE" - EL POPULAR "CAMPOLO".

JORGE ALCALDE
Yo tenía 14 años cuando vi jugar a "Campolo". En aquel inolvidable Estadio Nacional y sus tribunas con asientos de madera, debutaba con la casaquilla de la "U". Antes, jugó por el Municipal, cuando "Tito", "Vides" y "Caricho", eran los tres gatitos. En Universitario, otros chalacos, Titina Castillo y Carlos Valdivia, eran como él, ex-jugadores del Boys. Su nueva ubicación, interior derecho al lado de "Lolo". Punta izquierda, Gilberto Torres y a la derecha Carlos Alvarado.

Jorge Luis Félix Alcalde Millos, nombres tan grandes como su estatura de jugador. Simplemente "Campolo". Asi lo admiró la gente y se hizo dueño de ese apelativo, cuando allá por 1929 nos visitara "El Gigante de Quilmes" Victorio Campolo, un boxeador argentino que dio mucho que hablar. En una tomadura de pelo y al ser Jorge grandazo, le quedó de película la "chapa" de Campolo. De buena presencia, morocho y de buen perfil, se impuso con su juego en nuestro fútbol.

Único "Campolo"
Perteneció al "Sport Boys" desde el 29 y debutó "profesionalmente" en el 33, jugando al lado de "Prisco" su hermano, con quien irían a Berlín, a las famosas Olimpiadas con Lolo Fernández y Alejandro Villanueva, hecho histórico del cual no queremos abundar. Es sabido que emigró a la Argentina y fue campeón 2 veces con River Plate, jugando con Moreno y Pedernera, entre otros. También vistió las sedas del Banfield y el Talleres. Cumpliría su etapa en el Liverpool de Uruguay.

Retornó al Perú y tuvo acogida en el Deportivo Municipal. Por ese cuadro, jugaban,"Titina" Castillo y los famosos "3 gatitos". Dirigía la "U", Arturo Fernández, hermano de Lolo y compañero de Campolo en las Olimpiadas de Berlín. Conversaron, se pusieron de acuerdo y deslumbró en su última etapa de gran jugador por el Universitario de Deportes. Campeonaron en el 49 y, se empezó a sentir su largo trajinar y el peso de los años de manera triste y evidente.

En el Sport Boys de 1930
Apareció Alberto Terry, joven y pleno de facultades y, el viejo Campolo, regreso a su Boys querido como toro herido que busca la estancia. No fue igual, pero tenía las virtudes de "Manguera" Villanueva. No tenía poderoso cañón como Lolo, pero anotaba goles casi iguales. No cabeceaba como Valeriano López, pero tenía el arte de "peinar" el balón y dirigirlo a donde él quería. Fue más completo que todos. Técnico, cerebral y elegante. Un señor futbolista.

Parco, de voz grave y hablar pausado, solíamos visitarlo con José Lázaro Tello al Municipio de Lima. Había un lugarcito para estos grandes jugadores como "Prisco", Juanito Criado "El arquero cantor", el "mago" Valdiviezo y otros que escapan a mi memoria. Falleció a los 73 años en l990, olvidado como todos los grandes pero, recordado, con nostalgia, por quienes lo supimos apreciar viéndolo jugar. Fue la reseña de un notable del fútbol peruano. El gran JORGE "CAMPOLO" ALCALDE del Callao.

miércoles, 17 de febrero de 2010

"ANTONIO FRONTADO". "EL BOMBARDERO DE CHICLÍN". FUE ASTRO DEL BOX PERUANO.

ANTONIO FRONTADO
En el Perú, fué de los buenos. Técnica depurada, estilista y muy calculador dentro del ring. Cada actuación de "Antuco" Frontado, creaba una expectativa en todo el territorio. Se enfrentó a los grandes de su peso. Verlo pelear y recurrir a las facultades innatas que poseía, constituyó un deleite para los aficionados al box. Son inolvidables los llenos en la Plaza de Acho, escenario de sus triunfos y que se iniciaron como amateur en Trujillo, derrotando varias veces a su eterno rival Fridolino Vilca.

Me parece verlo lidiar con el campeón sudamericano de aquella década del 50, Raúl Rodríguez. Este argentino, logró la corona gracias a su técnica y la defendió en muchas oportunidades, enfrentando a los grandes del boxeo de América. Antonio Frontado subió al cuadrilatero en dos ocasiones por el título y no lo logró. Fueron dos inolvidables peleas, en las que el chiclinense demostró su valía y guapeza ante un extraordinario campeón sin corona.

Campeón sin corona.
Evoco al uruguayo Pilar Bastidas. Siempre en la categoría mediano y a este le ganó en sangrienta pelea. El "charrúa", era neto peleador y vendió cara su derrota. Triunfos y adeversidades se dieron ante Eduardo Jorge Lausse, en el Luna Park de Buenos Aires. Peleó frente a Enrique Jover, Humberto Loayza, Carlos Rendich, Artie Towne, Mario Díaz, Toribio Ródenas y otros. En el 51, fue notable su triunfo ante "Kid Cachetada", un centro americano que supo experimentar la fuerza de sus puños.

Su promotor, el famoso Max Aguirre, hermano de los no menos famosos luchadores "El Yanqui" y "El Ciclón", lo trabajó muy bién. Ganó dinero y se dio lujos no permitidos a atletas. Mucho se comentaba su concurrencia a lugares de diversión y en medio de luminarias del espectáculo como en "El Crillón" y el "Bolivar", dos famosos hoteles que fueron testigos de sus exageraciones. Se encontraba en la gloria de su carrera boxística y olvidó lo más elemental: cuidar el físico.

Con "Pichón Olea".
Surgió así un rival desconocido. Sin mayor cartel que su poderosa musculatura y, como se decía por esos tiempos, "un paquete". Me refiero a Carlos Pérez, "El zurdo del Higuamo". No tenía los suficientes argumentos que insinuaran lo iba a derrotar. Vino la primera pelea y, en efecto, el "zurdo" no demostraba técnica alguna y, si no me equivoco, cayó derrotado por puntos. Vino la revancha y con un "zurdazo" inolvidable dio por terminada la gloriosa historia de nuestro Antonio Frontado.

Fué algo inesperado y triste. Cayeron nuestras ilusiones y tendríamos que esperar muchos años a Mauro Mina. Recuerdo a Antonio, ya fuera del ring, conduciendo un camión de regadío del Municipio de Lima en lares de La Victoria. Lo que si puedo afirmar, es que tuvimos un gran boxeador, cuya técnica se comenta con mucho respeto en el mundo del Box Profesional. Figura al lado de Monzón, por ejemplo. Nosotros, seguimos admirando a "ANTONIO FRONTADO", desde nuestro rincón de reseñas. Gracias.

martes, 16 de febrero de 2010

"ARNALDO ALVARADO": AS DEL AUTOMOVILISMO PERUANO RECORDADO COMO "EL REY DE LAS CURVAS".

Arnaldo Alvarado
El famoso "Rey de las Curvas" fue realmente notable. Perteneció a una etapa del automovilismo nacional llena de figuras evocativas: Huasasquiche, los Hnos. Balta, Astengo, Bradley, Marimón, Dibós, etc. En el campo internacional, los argentinos Gálvez y el propio Fangio. Personaje histórico e ídolo indudable de quienes, con sólo mirar su paso en las carreras, soñábamos con ser algún día como él. Ilusiones de joven que terminaban al despertar.

Cada competencia de automóviles era transmitida por las radioemisoras peruanas. Tenías a Sedó, San Román, Artacho, Torres Bouroncle, Mecklemburg con sus equipos de narradores y en toda la ruta, cubriendo etapa a etapa con la emoción que causaba oír: ¡Coche a la vista!. Inolvidables recuerdos de un deporte que tuvo su auge, gracias a deportistas como Arnaldo Alvarado. Cada victoria suya era ilustrada en los diarios, con su foto, brazos siempre en alto y en señal de triunfador.

"El Rey de las Curvas".
Su famoso Ford 48, el querido "ladrillo", supo de sus inquietudes y grandes victorias. Sus penas de no cruzar la meta como ganador. Tengo entendido que esta gloriosa máquina de Arnaldo tiene un sitio especial en el Museo del Automóvil Nicolini. Merecido lugar para descansar. Una máquina que armaba y desarmaba el Rey y un motor, rugiente o no, que se sometía a su dueño en coloquios mecánicos como si fueran dos almas que se amaban. Ni su muerte logró que los separaran. Están unidos en la historia.

Tuve ocasión de disfrutar de su presencia, en una recepción de gente vinculada al deporte sobre ruedas. El gran Arnaldo Alvarado, aquel astro que se enorgullecía de ser aprista y que nos dio un hijo parlamentario, se acercó a solicitarme una pieza musical. Fué el vals "Desilución" y lo complací al momento. Luego, en aquel entretiempo de degustación culinaria, me agradeció y me di la oportunidad de decirle toda mi admiración. Leyendo mi tarjeta, preguntó por Angel Serván y asentí ser su hermano. "Yo lo conocí", me dijo.

¡Un gran campeón!
En aquellos minutos, de lujo para mi, confirmó que el correr era su pasión. Me acordé de su hijo Carlos, a quien veía practicar piruetas en el famoso "ladrillo", allá por los 50 en mi inolvidable Colegio Ricardo Palma de Surquillo y tuvo que admitir sus palomilladas. Sentía mucho orgullo de Luis Alvarado Contreras, el político y a quien tuve como invitado de honor un "Día del Locutor" en el Club Loreto, cuando ejercíamos la Presidencia de la Asociación de Locutores del Perú. ¡Qué mundo tan chico!

Arnaldo Alvarado Degregori nació en 1911. Empezó a moverse entre los fierros a los 26 años y aprendió todos sus secretos al lado de mecánicos que, gustosos, admiraban su interés en aprender. Dejó a los 87, con toda la nobleza de su ancianidad, un 11 de Diciembre de 1998, a su Perú, a su amada tierra que tuvo siempre en cada victoria y, con la mayor humildad, a su Nazca querida. Han pasado muchos años de sus triunfos y he cumplido con evocar a: "ARNALDO ALVARADO": ¡El Rey de las Curvas! Gracias.

viernes, 12 de febrero de 2010

"ALEJANDRO VILLANUEVA MARTÍNEZ". ¡ÍDOLO DEL ALIANZA LIMA! INMORTAL FIGURA DEL FÚTBOL PERUANO.

Alejandro
Villanueva
"Fue un maestro sin igual, que nos hizo delirar, con lo grande de su juego y de su escuela". Pintura musical de Pedro Espinel, para dejar en el recuerdo, al más grande futbolista del ayer. Inmenso de estatura, largo como una manguera y de allí su famoso apelativo. Mi hermano Angel, muy aficionado al futbol e hincha fanático de la "U", ponderaba a Alejandro y quedaba extasiado cuando este, en medio de la cancha, deslumbraba a su público con una demostración de habilidad con el balón en sus pies. Nació en dominio criollo en el Rímac y su infancia la pasó en Malambo, aprendiendo desde niño a dominar la de trapo.

Pasaría a Maravillas en los Barrios Altos y no podría ser de otra manera. Todo le quedaba chico. Es que creció tanto que había problemas para vestirlo. ¿Cómo aprendió a jugar? Nada de eso. Nació jugando. Fue la picardía propia de los de su raza. Llegó sazonado. Don José María Lavalle, el "Wing de la Marinera", cuando con su camión municipal daba de beber a los jardines victorianos, blanqueaba los ojos para hablar de Villanueva. "Un juego exquisito y dominio absoluto de la pelota. Cuando Alianza bajó de categoría, con sus geniales jugadas de "Maestro", hizo que su equipo volviera al lugar que nunca debió dejar". 

Capitaneando al Alianza.
Fue campeón con el Alianza en muchas veces y se consagró goleador en otras tantas. Las famosas fotos del "rodillo negro", aquel que aplastó a los chilenos en 1935, hablan por si solas. Imagínense a José María por el ala derecha y conversando con Adelfo. Alejandro, poniéndole pelotas a Lolo y este, convirtiendo los goles que, en la punta izquierda, celebraba José Morales. En el arco, admirando a los artistas, el "mago" Juán Valdivieso volaba de vez en cuando para atrapar un balón. Deleitó con su sapiencia criolla a propios y extraños de todo el mundo. Lolo, recordaba con añoranza las Olimpiadas de Berlín a su lado.

Alejandro Olímpico
Alejandro Villanueva, que como primer nombre se llamaba Carlos y cuya mamá apellidó Martínez, debutó con la selección a los 19 años. La defendió en la Primera Copa América, en 1927. En el 30 fué al Mundial de Uruguay y en 1936, hizo parar de indignación a Hitler con sus jugadas maravillosas ante Austria en las famosas Olimpiadas de Berlín. Allí lo acompañaron Lolo, Magallanes. Campolo Alcalde y Morales. El, solito, anotó 4 goles. Un par a Austria y otro par a Finlandia. Por supuesto que Lolo "el cañonero", también "mojó". Lástima el retiro de nuestra selección y muy acertado, ante la prepotencia nazi. Aquel retorno de nuestro seleccionado olímpico al Perú, fue apoteósico. Nada de antes y después, podrá borrar nuestras hazañas .

Alejandro Villanueva olímpico en Berlín de 1936
Recordándolo y pensando en el juego que brindó, nos inspira a escribir con alegría sobre su historia. Por eso, Pinglo y Esquivel, le cantaron con sus composiciones de manera auténtica. Tuve la inmensa suerte de oir a Alfredo Leturia, en gran cantor criollo en sus años mozos y en un cumpleaños de mi madre, interpretar el inmortal vals de Espinel, "Alejandro Villanueva". Inolvidable, Los campeonatos de esos tiempos eran muy cortos. Nada de concentraciones y la indisciplina se hacía dueña inmisericorde del ídolo, del maestro de la pelota, que se olvidaba de su salud por culpa de un vaso. Lo malo es que disfrutaba del elixir de los dioses y que afectaba a los humanos como él.

Lolo y Valdivieso.            "Manguera" Villanueva

Un día 11 de Abril de 1944 pagó cara su bohemia. Víctima de la tuberculosis, en una sala del Hospital 2 de Mayo, nos dejó para siempre. Se decía que su último partido lo jugó con fiebre y terminó muy mal. ¿Si fue notable?... ¡Válgame Dios! Con su metro 92 de estatura, era difícil no verlo. Es el ídolo eterno del Alianza Lima. Por algo su estadio lleva su nombre. Tan querido como "Lolo" en la "U", el gran "Manguera" seguirá guiando los pasos de los íntimos de la Victoria. Me ha sido grato reseñar al inolvidable, al maestro genuino del fútbol peruano, al inolvidable "ALEJANDRO VILLANUEVA" que dio lauros al Perú. ¡Ídolo Eterno! Gracias.

miércoles, 10 de febrero de 2010

"DANIEL CARPIO MACCIOTTI", ¡EL GRAN "CARPAYO" DEL PERÚ!

Daniel, siempre victorioso.
Es nuestra segunda nota en estas reseñas. Va dedicada a la memoria de ese singular nadador peruano que fue Daniel Carpio Macciotti. Sus hazañas en el mar eran comentadas entre grandes titulares de los diarios capitalinos y la radio ofrecía los pormenores de cada aventura. Se dice que de muy niño llegó a Mollendo procedente de su tierra natal, el Cusco. Tuvo acogida en un orfanatorio de menores regentado por religiosos y fue alli que, durante su tarea de recoger pescado que, en el puerto, se les obsequiaba, aprendió los secretos de la natación gracias a un señor cura argentino. Se cuenta que cayó como pez al agua.

El Gran "Carpayo"
Lejos estaba de imaginar que cumpliría notables actuaciones como nadador. Recordemos que el gran Carpayo participó en los Juegos Olímpicos de Amsterdam en 1928. Nadaría en Los Ángeles en 1932. Volvería a participar en las Olimpiadas de Berlín en 1936 y culminaría en Londres en 1948. Nada menos que cuatro olimpiadas al hilo. En Mollendo fue "As" en estilo espaldas, una especialidad que practicó de los 12 a los 14 años de edad, coronándose campeón absoluto en los 100, 200 y 400 metros.

Daniel Carpio Macciotti nació en Sicuani, Cusco, el 11 de Marzo de 1910. Ya en Mollendo recibió una educación muy ligada a las buenas costumbres. Logró el hábito del ejercicio físico y encontró en el mar su mejor compañero. Se hizo amigo de las olas y emprendió sus máximas proezas. Así, cruzó el famoso Río de la Plata enfrentando a sus caudalosas aguas. Demostró su extraordinario físico y empezó a hacer sonar el nombre del Perú a nivel internacional.

Cumplió hazañas inolvidables.
Emprendería su aventura de cruzar el Canal de la Mancha y lo lograría de tal forma, que su nombre quedó inscrito para siempre en la historia. "El Comercio", "La Prensa" y todas las revistas  del mundo comentaron esta increíble hazaña. No contento con ello se hizo otra meta: cruzar el Estrecho de Gibraltar y lográndolo en tres oportunidades, la última a los 77 años. Quizo intentarlo por cuarta vez cuando ya era un abuelo de 83 años y por un mal cálculo, en medio de un mar hostil, no llegó al punto fijado.

Gran Super Campeón. 
Recuerdo que en Octubre del 2006, en medio de un frío recibimiento, cumplió con su promesa de visitar al Señor de los Milagros. Recibió homenajes y distinciones que, la ignorancia de sus proezas por el nuevo periodismo, hizo que no trascendieran. Acompañó a las Andas Sagradas, a pesar de sus buenos años encima. Retornaría a la Argentina, lugar en el que hizo familia y encontró verdadera tranquilidad para su vejez. Frente al Río de la Plata, los ecos de sus recuerdos lo sumergían al torrente vertiginoso de sus proezas.

Falleció en Buenos Aires el 19 de Agosto del 2009. Pocos supimos su deceso. El 11 de Marzo del presente año, habría cumplido los 100. Vida tranquila y merecedora de una apasible existencia. Dejó los mares y ríos, para buscar el reposo en las nubes y estar más cerca al Señor. Por ahora me ha sido grato presentar a un personaje que admiré y al que los años olvidaron pero está siempre triunfante. Es nuestro campeón. ¡El gran DANIEL CARPIO!. El inolvidable "CARPAYO" del Perú. Gracias.

TEODORO "LOLO" FERNÁNDEZ, EL "CAÑONERO" DE LA "U". MÁXIMA FIGURA DEL UNIVERSITARIO DE DEPORTES.

Lolo Fernández
Voy a referirme al ídolo máximo del fútbol peruano. El hombre con cuya sola presencia se llenaba el viejo Estadio Nacional, aquel de la calle José Díaz y sus tribunas de madera. Siempre vistiendo la camiseta del Universitario de Deportes, la "U", era rara la vez en que no hiciera un gol y la gente vibraba con tremenda ovación. Lolo, era el siempre modesto jugador que, cabeza gacha, agradecía a su hinchada. No se practicaba los festejos a los que están acostumbrados hoy los jugadores de fútbol. Otros tiempos y mejores que no volverán. "La "garra crema", procede de aquella época en la que se jugaba por amor a la divisa. No existían los fabulosos contratos que se dan hoy. Teodoro "Lolo" Fernández Meizán, un cañetano,  nacido un 20 de Mayo de 1913, que llegó a la capital allá por 1930 y, siguiendo a Arturo su hermano mayor, se quedó en la "U" para siempre.

"Tiro Libre" y... ¡Goool!
Demostró la potencia de sus piernas al patear, sin contemplaciones, al antiguo balón, aquel de cuero rudo bien formado, cosidos con hilo grueso de cáñamo con aguja de arriero y en cuyo interior se inflaba el "blader" de color rosado, depósito de jebe para contener el aire, y con una "pichina" similar al de las bicicletas. Unas soguillas o pasadores, ajustaban la "boca de la pelota" y, una vez inflada, había que tener cuidado con la pichina y que esta quedara muy bien cubierta. Palpar esa pelota era como tocar dura madera. Casi siempre se veía a Juanito Delgado, un masajista de la época, atender solícito al impactado por dicho balón en la boca del estómago cuando Lolo efectuaba un remate. Realmente nadie quería hacer barrera. Era demasiado duro el balón y más la potencia del "Cañonero", ¡Sálvese quien pueda!

"El Cañonero".
No es exageración ni que me deje llevar por mi afecto a "Lolo". Lo dicen las crónicas antiguas y periodistas que supieron de sus hazañas. Su retiro del fútbol, pasando los 40 años, un ejemplo de pundonor y entrega a la "U". Son inolvidables sus goles a los argentinos Rodríguez y Bello, arqueros del Racing y del Independiente. Cinco al primero y todos de"Lolo". Fernando Bello no quiso barrera ante un tiro libre. Ni la vio. Hay comentaristas argentinos que hasta ahora recuerdan la hazaña de este inolvidable jugador crema. Tuvo su "polquita criolla" cantada por Jesús Vásquez y en la que se relataba sus hazañas y en su parte final, a coro, gritaban todos: ¡gooool! Teodoro Fernández, concurrió a las Olimpiadas de Berlín, con esa inmortal selección integrada por Villanueva, Valdivieso, Arturo, los Alcalde y otros. Es historia conocida. Fue a Chile con el combinado Alianza-"U" y rechazó ofertas para jugar en ese país. Tenía su trabajo en la Aduana del Callao y con las "propinas" de su club se conformaba.

 El adiós a las canchas.
Realmente amor a la camiseta. En un clásico con Alianza Lima por la década del 40, lesionado Teódulo Legario, atajó el "gordito" Córdova. Finalizaba el primer tiempo y hay tiro libre que ejecuta "el cañonero". Resultado: Córdova a la enfermería. Lo suple Félix Fuentes, defensa, padre de nuestra querida  Lucha Fuentes. Continúa el partido y se cobra nuevo tiro libre a favor de la "U". Patea "Lolo", embolsa Fuentes y... ¡15 minutos de desmayo!. Nuevamente Juanito Delgado en acción para reponer con sus "bisagras" al improvisado arquero íntimo. "Lolo" fue grande. Nunca dejó al cuadro de sus amores. No creyó en ofertas del extranjero y se conformó, repito, con sus "propinas". Su retiro de las canchas el 30 de Agosto de 1953 llenó el Estadio Nacional y fue paseado en hombros, con su clásica redecilla y esa humildad propia de su nobleza. Un clásico Alianza-Universitario que no se olvida jamás por los tres goles que marcó Lolo Fernández y se ganó 4 a 2.

Foto estudio de "Lolo"
De él decía Prisco Alcalde, en un viaje que hacíamos en el tranvía al Callao, que no sólo tenía potencia y que tenía la virtud de "disparar" con gran puntería. Muy ambicioso para señalar goles y que los convertía también de cabeza. Obligado a disparar los tiro libres y jamás fallar los penales. Recordaba que una vez, desafiando el poderío de Lolo, se colocó en la barrera y terminó postrado en una clínica. Otro gran jugador al que solíamos ver en la Victoria, Cornelio "Chocolatín" Heredia, nos decía que en la despedida a Lolo, lo dejaron jugar libre. Sabía de nuestra admiración al "cañonero". Por otro lado y en encuentro casual en un cine de Lima con René Gutiérrez, "la lora", recordaba que con Terry y de mutuo acuerdo, jalaron a Guillermo Delgado y, aprovechando la buena ubicación de Lolo, lo dejaron frente a Heraclio Paredes para que hiciera sus goles. Existen muchas anécdotas al respecto debido a la fama inmortal del ídolo crema.

¡Buena caricatura!
Pasó sus últimos años en la clínica Maison Sante y aprovechábamos de concurrir a ella, por motivos de salud, para saludarlo. Un mal, que lo sumió en el olvido, lo atacó hasta que dejó este mundo el 17 de Setiembre de 1996 con esa huella que nadie podrá borrar. Era frecuente hallar a mi primo Jorge Garagate de visita y hasta ahora estamos esperando la foto que nos sacamos. Lo acompañábamos en su recorrido por los pasillos de la clínica y era frecuente que recibiera el saludo espontáneo de los varones que lo identificaban y a los que respondía con afecto. Esta es la reseña de TEODORO "LOLO" FERNÁNDEZ, el eterno "Cañonero" de la "U". Hoy su monumental estadio lleva su nombre como justo homenaje a su lealtad e historia digna de un gran deportista como lo fue toda su vida y defendiendo además los colores patrios. Gracias.