domingo, 28 de marzo de 2010

"GUSTAVO TARRILLO UGAZ". ¿ARQUERO CON SUERTE O BUENA COLOCACIÓN?.

Gustavo Tarrillo Ugaz
Este personaje de nuestro fútbol pasado fue notable, porque el público consideraba que tenía "buena suerte" y que evitar goles de penal o cubrir muy bién sus ángulos, se debía a que tenía un santo protector. Nada más incierto. Jugó por el Mariscal Sucre, aquel de Germán Colunga y el "macho" Gómez". No era de gran talla y jamás dejaba su gorra con visera, ni en el más frío invierno. Ha sido un notable jugador y no recuerdo malas acciones de su parte. Sencillo y de perfil bajo. Clásica era su chompa a cuadros.

Gran deportista.
Logró hazañas increíbles, como responderle a los artilleros goleadores de su época. Nada menos que jugó ante Lolo, Valeriano, Mina, Aparicio, por nombrar a los más famosos. Y sabía sacarlas casi cuando eran goles, frente a los "tres gatitos". Era un "lechero", de allí que cobró fama como "tarro de leche". No fue para nada espectacular y eso llamaba la atención porque, treméndamente ecuánime, no se si por brujería, todas las pelotas llegaban fácilmente a sus manos. Tremendo sentido de colocación.

Gustavo sonriente.
El Mariscal Sucre, equipo victoriano muy popular y vecino de los íntimos, es parte de la historia del fútbol nacional. Don José Luna, apodado "gallareta"´, a quien tuvimos como entrenador en el Ciclista Alianza de Surquillo, nuestro equipo de barrio, era conversando un angel de Dios, pero en la cancha, al lado del "Macho" Máximo Gómez, conformaba la pareja más brava de los dinamiteros. Estos dos "nenes", fueron la defensa de Gustavo Tarrillo, el arquero "lechero". ¿Es que asuustaban a los delanteros? Las fotos que nos acompañan nos la remitió su nieto Ricardo Tarrillo Amaya, a quien se lo agradecemos. 

Contra la "U" en gran
intervención.
 Analizando más seriamente a este grato golero, tuvo una habilidad congénita. Nació con el sentido mayor de un guardapiolas: la ubicación. Otra cualidad más: la intuición. Le agregamos la serenidad y estaba completo. Cuantos arqueros hubieran deseado tener la "buena suerte" de Tarrillo. Bien ubicado, logró desviar tremendos "cañonazos" de Lolo Fernández. Al cabeceador máximo de nuestro fútbol, Valeriano López, con esa intuición natural, le adivinaba el lugar en el que iba a dirigir el balón. ¿Era suerte? Hoy podemos afirmar que se trataba de su buena ubicación en los tres palos.

Con sus rodilleras
Ya quisieran Butrón, Delgado o "chiquito" Flores, nuestros actuales grandes arqueros, haber tenido "la suerte" de Gustavo Tarrillo. Imagínense que jugadas bien hilvanadas de Tito, Vides y Caricho, llegaban suavemente a manos de nuestro personaje. ¡Parecía magia!. ¿Estamos exagerando?. Consulten al abuelo y tendrán una respuesta de completo acuerdo con nosotros. En las tribunas, las matracas hechas con "tarros de leche", tenían una sonoridad celestial  para los dinamiteros del Sucre.

Tarrillo y Colunga.
Debemos agradecer, a quienes nos brindan su atención. La idea de rescatar del olvido a los notables del deporte peruano, va consiguiendo sus objetivos. Evocando con algo de buen humor, quedan estas reseñas. Lo que hemos relatado del arquero del Sucre, es cierto. ¡Claro que tuvo sus tardes "sin suerte"!. Algunas veces se llevó su buena canasta de goles, pero nadie debe olvidarlo. Fue figura de las décadas de 1940 y 1950. Un astro del fútbol peruano. "GUSTAVO TARRILLO", el popular "tarro de leche" y gran arquero del Mariscal Sucre de la Victoria. Gracias.



viernes, 26 de marzo de 2010

"ALFREDO, VIDES Y NEMESIO". ¡LOS HERMANOS MOSQUERA EN ACCIÓN!.

Permítanme que me soslace al recordar a los Mosquera de mis tiempos. Todavía existía el "Sporting Tabaco" y allí jugaba Alfredo. Dinámico y práctico en sus diabluras con el balón. Cómo olvidar un rechazo del chiclayano Quiñónez, recio defensa, directo a Faustino "el chino" Delgado que habilitó al "toque" al gran Alfredo Mosquera y este, "de palomita" la introdujo al arco del flaco Suárez. Llegaría a jugar por el Cristal y emigró, como muchos, al "Dorado" de Colombia. 

Fue un jugador de primera serie. Cerebro y temperamento puestos al servicio de los "cigarreros". Esa linrea media compuesta por Cavero Matos, Goyeneche y Condemarín. Todo el Rimac estaba presente en cada encuentro. Un delantero centro, Julio García, hermano de "Perico" el boxeador, era parte de ese equipo. Se fue a México y desapareció. El que más nos impactó fue, sin dudas, Alfredo Mosquera, perteneciente a ese clan de habilidosos y mágicos jugadores que hacían delirar a las tribunas.

Los párrafos siguientes son para el artista. Verlo era un deleite y nos sentíamos en un circo con banda y música para acompañar sus jugadas. ¡Claro!. Pertenecía al Municipal y era uno de los 3 gatitos. Aplausos cuando menciono a "Vides Mosquera", el terror de los grandazos. Académico y con buenas notas. Se doctoró en hacer goles de "taco" gracias a que jugaba con Tito y Caricho. Cuando se juntaban, todos los gatos del José Díaz, ronroneaban y maullaban de felicidad.

En esos campeonatos "Relámpago", en los que participaban todos los equipos, el "muni" fue siempre estelar gracias a Vides Mosquera. En una de sus eliminatorias, juntos los 3 gatitos, elaboraron un juego que culminó con Vides, ¡no sé cómo!, corriendo y mirando al arco, recibir una bola de Caricho y con el taco, directo al rincón de las ánimas. Quedó registrado ese gol en mis retinas y lo expongo en esta reseña, evocando al gran "VIDES MOSQUERA", el primer fantasista del fútbol peruano.

Hemos tenido ocasión de saludar al maestro y verlo en la televisión o escucharlo en la radio, porque es un buen comentarista. Mis saludos para su persona. Llegamos entonces al menor de los Mosquera. Tiene nombre de "serrucho". ¡Claro!, se trata de Nemesio, el chicuelo que hacía de las suyas en la punta izquierda del Municipal y dejaba sin cintura a Da Silva o Gasco de la "U". Luego del partido buscaban a un "huesero" para recomponerse. Más endiablado que Nemesio, ni el mismo "sata".

En aquellos tiempos los "quiroprácticos" se hubieran llenado de plata. Los sigo admirando por que vivo de mis recuerdos, de los buenos, de los que me hagan sonreir y volver a vivir. Allí están los tres: "ALFREDO", el más serio y tranquilo. "VIDES", como si estuviera haciendo malabares con tres pelotas. "NEMESIO", un equilibrista de la cuerda floja, cruzándola con el balón en los piés. ¡LOS HERMANOS MOSQUERA EN ACTUACIÓN!. Si han visto otro trío igual, ¡NO LO CREO!. Gracias. 

jueves, 18 de marzo de 2010

"ARTURO Y EDUARDO "LOLÍN" FERNÁNDEZ". ¡LOS HERMANOS DEL "CAÑONERO"!.

"Lolo", Arturo y "Lolín" Fernández.
El primero en llegar a la "U" fue Arturo Fernández Meizán. De la época de Tovar, Criado, De las Casas y otros. El propuso a "Lolo" y asi, ya fueron dos los Fernández de Cañete que se identificarían para siempre con el Universitario de Deportes. No podía faltar un tercero y apareció "Lolín", el menor de todos y quien gracias a su potente zurda, dejó sentada la fama de artilleros de estos inmortales del futbol peruano. Como es nuestro estilo, reseñaré de acuerdo a nuestras experiencias con ellos.

No vamos a graficar al Arturo olímpico de Berlín ni al jugador crema que impuso su férrea defensa. Vamos a recordar su faceta de entrenador que fue notable y que debe estar registrada en los escritos de los biógrafos. Retirado del campo pasó al periodismo hablado´y escrito. Muy polémico y locuaz. Tenía el gusto de charlar y tomarnos un cafecito en el "Mario" de Colmena y Tacna, cuando dejábamos el edificio del prestigioso periódico de dos ediciones y "Radio La Crónica".

Siempre he admirado la vejez. Sentí amor por mi abuelo Nestor y gocé de sus recuerdos. Admiré a mis amigos, mucho mayores que yo y creo que aprendí mucho. Cuando Don Arturo dejó el periodismo casi nadie lo recordaba. Desapareció del ambiente y en una de mis actuaciones de músico en un taller educativo de niños especiales, descubrí entre los abuelos a este gran señor. Un reencuentro que no olvido porque vi la faceta familiar de este notable hombre del futbol peruano.

Lolo con la del "Boys"
Con respecto a "Lolín", fue famoso por ser goleador nato y siempre lo evoco por los 6 goles que le hizo a Teódulo Legario en un clásico. Fue el wing izquierdo que obligó a Gilberto Torres a jugar por la derecha. El "cholo" Gómez lo habilitaba y los centros le llegaban a "Lolín" para casi siempre anotar. Evocamos a Walther Ormeño, Andrés Da Silva, al "mudo" Huapaya, a Pablo Pasache y tantos jugadores de mi equipo querido y en el que fue notable Eduardo Fernández, el gran "Lolín".

Probó suerte en el "Vélez Sarfield" de Argentina y jugó algunas temporadas sin la suerte que anheló. Volvió a la "U" y no pudo reeditar lo que hiciera antes. Descuidó el físico e increíble, "Lolo", con más años encima pudo continuar glorioso hasta su retiro. Nadie habló más de Eduardo Fernández pero el querido "Pocho", siempre recurría a entrevistarlo y de vez en cuando, se escuchaba la entusiasta voz de quien fuera un gran delantero del Universitario de Deportes.

Hacía unos arreglos de construcción en nuestra casa y uno de los maestros albañiles cuando le conversaba del futbol que vivimos, nos preguntó si conocíamos a "Lolín". Al afirmarle, respondió que era muy conocido en San Miguel, divertido y amante de contar sus anécdotas. Locuaz y querido. Muy parecido físicamente a Teodoro. Supimos de su desaparición con gran pena. Ha sido la semblanza de "ARTURO Y EDUARDO FERNÁNDEZ". ¡Los hermanos del Cañonero!. Gracias.

TEÓDULO LEGARIO. "LA PANTERA DEL ARCO" EN ALIANZA LIMA.

Teódulo Legario
Nuestro querido futbol de ayer tuvo en Teódulo Legario, a una de sus máximas expresiones. Arquero titular del Alianza Lima, aquel de los Gómez Sánchez, los Castillo y "chocolatín" Heredia. Inolvidable época que vivimos desde las graderías de madera de nuestro Estadio Nacional. Hablar de este arquero era referirse al equipo de los íntimos de la Victoria. Precísamente allí, en ese distrito donde transcurrió nuestro primer año de matrimonio, gozamos en 1958 de sus cordiales saludos.

En la cuadra 9 de Manco Capac, cerquita al Cine "Lux", estaba ubicado el local de los aliancistas. Unos metros más allá, en un edificio de departamentos y desde nuestro ventanal, observábamos a los veteranos que solían reencontrarse en aquella cuadra. Cerca al "Odeón", en una esquina, lustrándose los zapatos y siempre locuaz, hallábamos a Teódulo. A fin de entablar conversación, nos sentábamos en la otra ubicación y a la espera del lustre correspondiente. De esa experiencia les narro algo.

Teódulo en pleno vuelo.
Fue espectacular en todo, hasta en la manera de vestir. Muy elegante y conservando aquel físico de atleta, admiraba el recuerdo. Félix Fuentes, gran defensa y padre de nuestra Lucha, solía estar presente y era allí que aprovechávamos para evocar los goles de "Lolín". Fueron 6 los que le hizo a Teódulo en un clásico y los diarios publicaban su expresión: "¡Me queman las manos!". ¡oye!... ¿tu eres hincha de la "U", no?. Pregunta a boca de jarro que me dejó mudo. Ambos reían criollamente.

Reseño lo que vivimos y desligándonos de las simpatías personales, admitimos que Don Teódulo fue un grande en el arco aliancista. Usando aquellas rodilleras y las medias siempre abajo, era el más notable al hacer su ingreso al gramado. No tenía temor al vuelo espectacular y sus atajadas eran un deleite para los aficionados. En un encuentro con el Municipal, "los 3 gatitos" hicieron de las suyas hasta conseguir el gol y dejar por sobre el gramado a la "pantera del arco".

Alianza de 1948 con Teódulo Legario de arquero.
Sencillo y treméndamente popular, respondía a los saludos de los victorianos y de todo aquel que vivió sus actuaciones. Aquel año 58, siendo hincha de "Lolo", tuve la experiencia muy grata de saludar como vecino a los grandes del Alianza como a Teódulo Legario, los Hnos. Félix y Roberto "Chupón" Castillo, grandes delanteros. A Cornelio Heredia, gloria íntima y a los "compadres" Valeriano López y "Willy" Barbadillo. Era frecuente ver a "Pitín" Zegarra o a "Perico" León, los jóvenes de aquel momento.

La prensa deportiva y los programas radiales como "Pregón Deportivo", señalaban un duelo especial entre Téodulo Legario y Valeriano López. Los anuncios del "Tanque de Casma" indicando por donde iba a ubicar la pelota en el arco de Teódulo, eran frecuentes y los cumplía. ¿Coincidencia o era realmente un "Clay" que sabía cuando tenía que anotar?. Por eso es que fueron notables y una prueba sin dudas: "DON TEÓDULO LEGARIO", ¡LA PANTERA DEL ARCO ALIANCISTA!.

sábado, 13 de marzo de 2010

"DON JOSÉ SORIANO, EL CABALLERO DEL DEPORTE". ¡UNA HISTORIA INCREÍBLE!.

Caballero del Deporte
En nuestra profesión de locutor hemos tenido grandes satisfacciones. Alternar, por ejemplo, con Pablo de Madalengoitia en infinidad de programas. Me dio ocasión de conocer a un grande del deporte peruano. A Don José Soriano que, con Roberto Scarone, participaba en la ayuda de lograr se concrete una de las tareas que solía proponer Pablo. Concluída la audición, tuve oportunidad de charlar con él y disfrutar de su buen trato y comprobar su apelativo de "El Caballero del Deporte".

Fuimos en busca de algo para calentar la noche. Don José, prefirió un mate y nosotros lo imitamos. Aquel arquero que triunfara en la Argentina, nada menos que en el River Plate, nos dijo que lo logró en base a la disciplina y el respeto a los demás. Nos dio una lección de ética y buen comportamiento. Teníamos la impresión de conversar con alguien no ligado al fútbol. Muy sobrio y muy bien vestido con terno y corbata. De hablar cauto y extremádamente sencillo. Fue un honor para mi.

Nos reveló sus inicios y debut en Trujillo con "Los Diablos Rojos de Chiclín". El nació en Chiclayo un 19 de Abril de 1917 y su aspecto no reflejaba aquella cantidad de años vividos. Lucía un físico impresionante debido a la sana vida y nos dijo que, aunque parezca increíble, nunca jugó en Primera División. Con el "Alfonso Ugarte" ante la "U" y Alianza, lo hizo con tanto éxito, que fue directamente  convocado al Seleccionado Peruano para el Sudamericano de Montevideo del 42.

 Balón en manos y sus "rodilleras"
En efecto, conformó aquella selección y volvió a destacar de tal manera ante Argentina, que llamó la atención de los dirigentes del Banfield y emigró, con buen contrato para jugar por dos temporadas. Dueño de reflejos impresionantes, buena ubicación y guapeza, escaló al gigante del Plata el River Plate. Allí mostró su juego alternando con esas maravillas que fueron Pedernera, Moreno, Loustau y Labruna, Algo más y realmente notable: se convirtió en capitán del equipo e ídolo de los argentinos.

Conservo hasta ahora su tarjeta personal. Mire Ud. me dijo, me retiré del futbol cuando el "Atlanta Club", nos llevó a sus filas haciendo contratos millonarios y fracasó, volviendo a segunda división. No me interesaron las ofertas de Colombia ni mucho menos nacionalizarme argentino. En el 48 me dediqué a los negocios y como Ud. lo sabe, "Soriano Sport", es una empresa que me pertenece a mucho orgullo. Basta esta reseña, para conocer a JOSÉ EUSEBIO SORIANO BARCO como "El Caballero del Deporte".

¡Qué buena foto! nos parece decir.
Agrego hoy 23 de Marzo de 2011, la infausta noticia de su fallecimiento ayer en Buenos Aires, Argentina, donde vivió sus últimos años y rodeado de sus hijos y nietos. Estuvo internado en la Clínica Santa Trinidad, a consecuencia de un accidente automovilístico que le ocasionó fractura de su cadera. Tenía 93 años de edad, resultado de una vida ejemplar de deportista que jamás se envaneció de sus triunfos. Notable jugador peruano al que nuestra juventud debiera imitar. Gracias. 

"ERNESTO MORALES Y SUS HERMANOS ROBERTO Y JULIO". ¡GRANDES FUTBOLISTAS DEL PERÚ Y DE SURQUILLO!

Ernesto Morales
Son parte de nuestra infancia. Era común ver a los Morales en todo espectáculo futbolístico en Surquillo. Los conocimos ya famosos. No  vi jugar a Roberto, el mayor, en el Estadio Nacional, pero había referentes que vistió la casaquilla de Alianza Lima. Sin embargo, ya hombre con muchos kilos y años encima, demostraba lo que fue en nuestros partidos de clubes del barrio. Me asombraba la potencia de su shot, era centro delantero y sabía ubicar muy bien el balón. A Julio, si tuve el gusto de verlo jugar al lado de Lolo, Gilberto Torres, Andrés Da Silva y Ormeño entre los más famosos. Siempre con las medias caídas, de baja estatura pero empeñoso y muy dinámico. Alguien lo hizo famoso como "chicha Morales". Este fue el verdadero dueño de ese apelativo y solíamos encontrarlo en el local del "Negro Mundo", Edmundo Quiñónez, amigo de los jóvenes y celoso vigilante de sus comportamientos.

Justo Linares Chumpitaz, periodista y amigo desde nuestra infancia, estuvo en su sepelio y evocó su inmensa figura. Hermano del gran futbolista Leopoldo Quiñónez y padre de Marcelo. En aquella esquina de Dante y San Agustín, sólo se les expendía gaseosas a los menores. Les decía: "Cuando tengas edad y sepas ganar tu dinero, yo mismo te recibiré con los brazos abiertos". Afirma Justo que el "Negro Mundo", recorría las cantinas y sacaba de las orejas a los muchachitos del barrio y con su sermón correspondiente. Ernesto supo del rigor de aquel señor. El más joven de los Morales y exalumno del "401", nuestro colegio "Primavera". En los desfiles del 28 de Julio, lucíamos la chompa verde y pantalón oscuro y así vimos desfilar en Fiestas Partrias con el zambo Zevallos, otro de Surquillo y que jugó a su lado en el "Chalaco".

Torres, Barbadillo, Valeriano, Drago y Morales.
Ernesto Morales campeonó en 1947 con el Atletico Chalaco y fue notable. Un jugador completo, por que sabía actuar tanto de puntero derecho o izquierdo, de centro delantero y hasta de interior izquierdo. Destacó más, sin embargo, al igual que Julio "chicha" Morales, como puntero zurdo. Tenía velocidad y buenos centros directos a la cabeza de Félix Mina. Al otro extremo jugaba "perejil" Luna, un pintoresco futbolista que vestía de verde. De allí la "chapa". Ernesto integró las selecciones peruanas para los Sudamericanos de Guayaquil en 1947 y Brasil, años después. Fue si mal no recuerdo, el último sudamericano de Lolo Fernández "El Cañonero".

También concurrió a los Panamericanos de Chile y México, cumpliendo muy buenas actuaciones y llamando la atención de muchos equipos aztecas. Antes de aceptar varias propuestas que obtuvo, jugó por el Deportivo Municipal con Loret de Mola, Tito Drago y otros famosos. También lo hizo por el Centro Iqueño, camiseta que luce en la foto. En 1958 concretó su viaje a México y al no lograr coronar con éxito sus objetivos, retornó ante una propuesta de Universitario de Deportes. No recibió su pase internacional y ante tremenda dificultad, optó por irse a los Estados Unidos y establecerse en otra actividad, sin dejar de jugar al fútbol.

¿Fueron notables los Morales y especialmente Ernesto? ¡Cláro que sí! Se jubiló en su trabajo y volvió al Perú. Falleció allá por el 2008 y lo sentimos mucho. El anciano Julio, el querido "Chicha" continuaba en la brega y sintiendo el peso de los años. Evocamos la reunión en casa de Justo Linares con Ernesto Morales y que conserva una grabación de la misma que es un tesoro. Completando esta reseña, nos sentimos orgullosos de haberlos recordado. Fueron parte de nuestra juventud  y jugamos con ellos en lo que es ahora el Parque Reducto de Miraflores. Siguen vivos con nosotros. ¡LOAS A ROBERTO, JULIO Y ERNESTO MORALES! Futbolistas que prestigiaron a Surquillo en el  Fútbol Peruano. Gracias. 

jueves, 11 de marzo de 2010

"ALEJANDRO OLMEDO". "TENISTA PERUANO GANADOR DE WIMBLEDON Y DE LA COPA DAVIS"..


Orgullo del Perú.
Seguimos cumpliendo con esta tarea de recordar a los notables del Perú, en sus diversas manifestaciones deportivas. La década de 1950, estuvo marcada de grandes sucesos que han quedado sellados para toda la eternidad. Toca ahora al tenis, el famoso deporte blanco y que fuera dominio por largo tiempo de los ases de la raqueta, los hermanos Enrique y Eduardo Buse. Siempre ocupaban la primera plana de los diarios y en la radio, eran objeto de comentarios siempre enaltecedores. Ya hablaremos de ellos.

El personaje de turno en ¡Qué Notable Deportista!, es nada menos que Alejandro "Alex" Olmedo, el muchacho arequipeño que emigró hacia los Estados Unidos de Norteamérica en busca de trabajo y futuro. No estoy enterado mucho de su vida, aquella de los 17 años de edad. Me la imagino dura y donde la suerte tendría mucho que aportar, para haber conseguido lo que logró. En 1959, no sabría decirles cuantos años tenía, nos sorprendió a todos los peruanos y al mundo, con su triunfo en el Tenis.

Celebrando Victoria.
Su participación en el famoso torneo de Wimbledon, era ignorada en el Perú. No existió espectativa alguna que los informativos pudieran anunciar. Nos cayó realmente como una agradable y sorprendente noticia. Un peruano, de quien no se sabía nada, había derrotado nada menos que al famoso Rod Laver, la estrella, el favorito, el ídolo del tenis mundial de su época. Alejandro Olmedo, nacía a la fama eterna y escalaba los peldaños del éxito. En Arequipa, el público erupcionó para sorpresa del Misti.

Estas reseñas que cuento, no tienen un borrador ni datos preparados. Surgen de mi memoria, aquella que supo valorar las buenas noticias y pegárselas en cada neurona para siempre. No demoraría en demostrarnos su valía el joven Alejandro Olmedo. Integró el equipo de los Estados Unidos y en el 58 y 59, conquistó la famosa Copa Davis. Por supuesto, como casi siempre es, surgieron los "contreras" que minizaban estos hermosos triunfos, aduciendo que los había logrado, renunciando a ser peruano.

Lo que siempre he sabido es que Olmedo, jamás negó sus orígenes. Sus inicios, aprendizaje y todos sus entrenamientos, fueron costeados en el país del norte. Su esfuerzo le valió ser seleccionado y, como siempre lo ha comentado, en cada triunfo se hallaban su blanca Arequipa y su amado Perú. Algo similar, pero en el campo del arte, le sucedió a Ima Sumac, la gran soprano que se nacionalizó norteamericana, forzada por las leyes y realista al entender que en nuestra tierra era difícil triunfar. ¿O no es así? Ha retornado varias veces y ha sido objeto de muchoshomenajes. En los últimos años, se le ha entrevistado para la televisión y casi siempre, sin dejar huella de lo que fue.

 Una leyenda del tenis mundial.
Lo importante de esta reseña es que la realizamos sin apasionamientos. Amamos lo nuestro y queremos que no se olviden de tantos lauros, como el que tiene Olmedo en el Estadio Nacional. Con el silencio y nuestro espíritu de justicia latente, esta ha sido una reseña más y merecida por el inolvidable "ALEJANDRO OLMEDO". ¡Gran Campeón del Perú!




miércoles, 10 de marzo de 2010

"VIDES" MOSQUERA. "TITO" DRAGO y "CARICHO" GUZMÁN: ¡LOS TRES GATITOS!.

Otra vez me ubico en la popular, en una tarde de futbol académico y en el original Estadio Nacional, cuyas graderías eran de madera. Jugaba el Municipal contra el Atlético Chalaco. Ese día debutaba en el arco porteño, Carlos Ganoza, el famoso "pez volador", aquel de sus primeros años en la "U". Resguardado por dos cirujanos: "chaveta" Morales y "periquete" Aguilar. La línea media con sus clásicos Juán Castillo, Domingo Raffo y René Rosasco. Adelante, "perejil" Luna, Juán Leca, Félix Mina, Hurtado y Ernesto Morales.

El cuadro edil enviaba al gramado a Luis Suárez, César Brush y Carlos Cabada. Bravo, "Titina" Castillo y el Dr. Celli en la media. Delanteros, "Pichirro" Drago y "Caricho" Guzmán por el ala derecha. Al centro Tito Drago y en la "zurda", Vides y Nemesio Mosquera. Por la estatura de los del "muni", daba la impresión que jugaban los "calichines". Arbitro del encuentro, todo de blanco y pantalones largos Pedrito Falcón y como jueces de línea Roggero y Bellido. Juega en este encuentro, algo de mi fantasía.

Estábamos en 1949 y las barras ediles y porteñas hacían sonar sus "matracas y trompetas", dándole colorido al encuentro. Indudablemente las estrellas eran "los 3 gatitos". El cerebral y técnico Tito Drago, de buena estampa y ágil accionar. Arrastrando pelota, y llevándola casi escondida, el pequeño "Caricho"  se confundía entre las piernas peligrosas de "chaveta" y Rosasco, bravos y hasta rudos zagueros del Chalaco. Haciendo show aparte, "Vides" Mosquera, un malabarista que jugaba a las escondidas con su hermano Nemesio.

Lo que se decía de ellos en 1957.
Ver a los "Tres gatitos" en acción era como si fuéramos al circo. Si agregamos al espectáculo a "Titina" Castillo, ya mayor y con tremenda experiencia, se complementaba ese "ronronear" de mininos poniendo en jaque a Raffo y en el arco, al ya veterano Ganoza convertido en una "orca asesina". Félix Mina, el morenos de ojos azules, sabía imponer su contextura y era estrella de la "Furia Porteña". Hubo muchos goles, reflejados en banderines que flameaban a ambos lados del gigante reloj del Estadio Nacional.

¡Qué hermosas tardes de futbol!. Sin barras bravas y sin temores de sorpresas adversas. Era el confundirse de hombres y niños, todos ávidos de ver a sus jugadores con sus camisetas de preferencia. Recuerdo con admiración a "Vides" Mosquera, llevando el balón con "Caricho" y, en un momento acordado, colocarlo de taco al fondo de la red. ¡No es cuento lo que reseño!. Fueron maestros y brindaron espectáculo para las tribunas. Mis respetos a "TITO", "VIDES" Y "CARICHO": ¡LOS TRES GATITOS DEL MUNICIPAL! Gracias.

domingo, 7 de marzo de 2010

"EL YANQUI", "EL CICLÓN", "EL TORO" Y OTROS FUERON: ¡NOTABLES DEL CATCHASCÁN!

Nuestros años mozos, finalizando la década de 1940, experimentaron las transmisiones del fútbol, el box y un espectáculo de lucha libre llamado "Catchascán". En la esquina del barrio, recuerdo mucho al Sr. Ruiz, agradable comerciante que nos permitía a los chiquillos escuchar las transmisiones radiales de estos deportes. El fútbol era el que nos reunía Sábados y Domingos en horas de la tarde y nos emocionábamos con los relatos de Juan Sedó, Alberto Mecklemburg y Oscar Artacho en directo desde el Estadio Nacional. Aquella era una "tiendita" muy bien surtida de la calle San Diego, esquina con San Miguel en Surquillo, para mayores datos, hoy frente al local de la Municpalidad de ese distrito..

Los Viernes la cita era con el "Catchascán", tal como suena. A golpe de 7 de la noche, ya estábamos en el lugar que nos correspondía. Éramos "caseritos". No recuerdo la emisora, pero vagamente creo que fue Radio "Colonial". Caracterizada por transmitir eventos deportivos y esta vez desde el Coliseo del Luna Park, en la Av. Grau. El narrador más famoso fue Pedro Florindo, un experto en relatar esta lides de peleadores que disputaban el triunfo a fuerza de llaves y mañas. Los periódicos publicaban, cual espectáculo de circo, el encuentro entre "El Yanqui" y "El Toro". El primero era el campeón nacional y casi nunca perdía. Famoso por aplicar su llave favorita: "El Avión".

Promotor del "cachascán", era nada menos que Max Aguirre. Ex boxeador y luchador que igualmente promovía el Box, sobre todo en la época de Frontado y luego Mauro Mina. Otras peleas tenían como actores principales a: "El Ciclón". "El Peta", "El Búfalo", "Rey Namur", "El Chiclayano", "El Arequipeño" y "Lotario", por nombrar algunos de los más notables. Podemos citar también a "Jonell Meza", muy técnico y atletico que se daba el lujo de contar con un entrenador francés. Otro más: "Montañita" Collantes, de aspecto rudo y que nos hacía evocar a otro famoso como: "El Hombre Montaña", con una barba negra y gran estatura. Casi invencible por su manera sucia de actuar.

¡Cómo disfrutábamos de las narraciones de Pedro Florindo! Fue un extraordinario locutor y famoso entre los famosos. Estrella de la Radio. Había que oírlo cuando con emoción se refería a las famosas llaves: "La doble Nelson", "El avión", "Las bisagras", "El candado", etc. y que aplicaban los "catchers" en su afán de derrotar al rival. La palabra "catch" en inglés, significa "agarrar", "tomar" o "asir". De allí que Pedro Florindo se refería a las llaves como una "toma aplicada". Realmente gozábamos de emoción con las narraciones de esas inolvidables peleas. Están casi vivas en nuestros recuerdos. El encargado de anunciar cada pelea desde el centro del cuadrilátero fue Miguelito de losReyes.

"El Yanqui" se hizo famoso con "El avión". Cuando ya tenía al rival a su merced, lo tomaba de ambos pies entre sus brazos y empezaba a girar y girar una, dos y más vueltas hasta marearlo. Luego lo volteaba para sentarse en su cintura y quebrarlo. Los gritos del contricante se oían hasta en la "Parada" de la Av. Aviación. ¡Imagínense a Pedro Florindo contando las vueltas una y otra vez! Los mexicanos y su cine nos invadirían más tarde con sus películas de "enmascarados". El catchascán es parte del espectáculo deportivo que hizo vibrar a muchas generaciones. Eran competencias entre técnicos luchadores que respetaban el reglamento y los "sucios" que aplicaban tomas fuera de la ley en este deporte.

Había otro Coliseo en la Av. Colonial y ya más jóvenes concurríamos con los muchachos a ver a los eternos y barrigones "catchascanistas". Por 1990 en uno de los Concursos de Pablo de Madalengoitia, de cuyo programa fuimos el presentador y locutor comercial, se solicitó como tarea ubicar a luchadores famosos. Se cumplió la misma y pude ver así en persona al "Yanqui" y otros bastante grandes en edad, pero conservando su clase. Este luchador y "el Ciclón" fueron hermanos de Max Aguirre, el artífice de aquellos encuentros de "Catchascán" que nos deleitaron en nuestra juventud. Se hizo una parodia con la actuación de Hugo Muñoz de Baratta, el recordado "Moncherí". Por eso los destacamos en "¡Qué Notables Fueron!". Gracias.

viernes, 5 de marzo de 2010

"JORGE GARRAGATE MARAVÍ". EL MAS AGIL Y ELASTICO DE LOS ARQUEROS PERUANOS EN EL FUTBOL DE AYER.

Jorge Garragate 
El Perú se ha dicho "es tierra de grandes arqueros". Desde el famoso "mago" Valdivieso, hasta los de hoy, como Butrón y Delgado, siempre hemos tenido la suerte de contar con "guardapiolas" notables. Pero, lo que lograron José Soriano y Juán Honores, en su época, no tuvo comparación alguna. Don José, logró ser nada menos que Capitán del River Plate y fue en vida todo un "Caballero del Deporte".

Mis primeros años de hincha del futbol se los debo a Angel, mi recordado hermano, que terminaría siendo integrante de "Pregón Deportivo" con Oscar Artacho. El tuvo la paciencia de llevarnos a todos los Serván Meza, los menores, a conocer el Estadio Nacional y a mí crearme la vocación de locutor. Cuando teníamos sólo 12 años, más o menos, ingresábamos acompañando a Jorge Garragate, arquero de la "U", y llevándole el maletín deportivo.

Jorge visitando a Lolo.
Existe una relación familiar con él, a través de su madre, la tía "Pishi" y la nuestra, ambas de Sicaya, Huancayo. Somos primos. Contemporáneo con Angel y guadalupanos los dos. Jorge destacó primero en la reserva del Centro Iqueño cuando cursaba el 3ro. de secundaria. Era en realidad un adolescente y atleta que brilló siempre en el Guadalupe. Lo recuerdo, igualmente, practicando el saxofón, porque integraba la banda de músicos. Cuando nos visitaba, era todo un espectáculo.

Reseñaré algo de un partido que jugara ante Alianza. Carlos Gómez Sánchez era extraordinario interior izquierdo y propició una jugada con Pedraza, su alero. En medio de la trifulca un pequeño rechazo del "mudo" Huapaya es aprovechado por Herrera, centro delantero aliancista, que dispara y Garragate vuela y rechaza. De cabeza agrega Félix Castillo y surge Jorge tantas veces como pudo demostrando una elasticidad tremenda. Fue famoso al atrapar tremendos "cañonazos de Lolo" y quitarle la pelota de la cabeza a Valeriano López "El Tanque de Casma" del Boys.

¡Un espectáculo en el arco!
Hizo varias temporadas con la "U", dicho sea de paso mi equipo por quien fuera "Lolo" Fernández. Con su casaquilla roja y su gorra blanca, practicaba aquel estilo de los grandes arqueros que tuvo el Perú. Seguro de manos, agilísimo y con reflejos extraordinarios y lo más impactante: sus estiradas "para la foto". Volaba de palo a palo y daba la impresión de tener un resorte cuando, caído, se volvía a poner de pié. Jugó después por el Santiago Morning de Chile, el América de Cali, Colombia y a su retorno jugó por el Sporting Tabaco, Deportivo Municipal y Chalaco con el que se despidió del fútbol en 1957.

Pertenece a la generación de Suárez, Tarrillo, Busanich, Azca, Ormeño, Legario, Felandro y otros. Lo encontré en la Maison Sante, cuando ambos visitábamos a "Lolo" y por el 96, saboreamos un lonchecito en el restaurante de "Los Agachados" frente a Radio Nacional. Ha sido baluarte de la Asociación Guadalupana y sigue siendo muy querido. Lo importante es que JORGE GARRAGATE MARAVÍ", fue "El Arquero más ágil y elástico del fútbol de ayer". Gracias.

jueves, 4 de marzo de 2010

JOSÉ "BOM BOM" CORONADO. ¡FUE EL "BOXEADOR MÁS POPULAR DEL PERÚ DE AYER. DE 1938 A 1944.

"Bom Bom Coronado".
No llegué a verlo en el ring pero si conocer su fama de boxeador "amateur" más popular del Perú. Ligero y muy técnico se imponía en base a su nata disponibilidad atlética. De movimientos zigzagueantes, ágil y de puños certeros, vencía a sus contendores de round a round y muchas veces haciéndoles besar la lona. Una destreza increíble se adornaba en elegancia y más aún cuando levantaba los brazos como gran vencedor. Escasamente se encuentra historial de "Bom  Bom", pero en la letra de la polca criolla de Pedro Espinel dedicada a José Coronado se puede deducir que una de sus primeras víctimas fue el uruguayo Martínez.

Dos veces campeón.
Contra el "araucano" Vergara volvió a demostrar su valía con sapiencia y voluntad. Es decir, José Coronado, el joven púgil chinchano, nos hacía delirar y triunfaba ante los grandes de Sudamérica. Dos veces se consagró así y en calidad de invicto. De apellido curioso, "Vinagre", campeón del Brasil, también sucumbió ante la maestría del peruano. Dueño de una técnica asombrosa propia, nacida con el y empleada para vencer, nos dio otra sorpresa ante el campeón argentino Trotta, al que derrotó sin atenuantes. No se recuerda a otros púgiles de su época y su fama fue desde 1938 al 44, realizando peleas por toda Sudamérica.

José Coronado.
Ha pasado el tiempo y "Bom Bom" es leyenda. De aquel tiempo de "amateurs" de la década de 1940, son Vicente Pastor, Roberto Saco, Julio Otoya, Juán y Grimaldo Urlich, Antonio Frontado, Angel Bernaola y los Hnos. Eulogio y Vicente Quiroz. Llegaron a campeonar en el Sudamericano de Lima y pasaría mucho tiempo para contar con otros astros de su talla. Se podría decir que Antonio Frontado y Mauro Mina, ya en otyra etapa de nuestro box, pertenecieron al profesionalismo. Al observar la foto de "Bom Bom", es automático el recuerdo de Mario Broncano, "figura" de estos tiempos con muchas naturales cualidades, pero lejos de la exigente disciplina del Box.

Fracasó en sus últimas peleas.
En efecto, el maravilloso José "Bom Bom" Coronado, como sucede con la mayor parte de deportistas con cualidades innatas, no supo obedecer los consejos de gente experimentada y finalizó su carrera luego de 6 años de trajinar los "rings". Teniéndolo todo, no supo aprovechar estas ventajas. Lo que ganaba en premios lo "disfrutaba" exponiendo su físico a los placeres mundanos de la vida. De aquellos tiempos de Alex Relly, otro campeón que terminó ciego y pobre, los comentarios sobre "Bom Bom" Coronado eran muy halagadores para él. No lo supo entender y terminó su carrera con espectáculos muy pobres. Falleció a consecuencia de una infección cardio renal en el Hospital Dos de Mayo.

Don Pedro Espinel.
Lo importante en esta nota, es escribir con la verdad. Nuestro box se ha visto realzado gracias a una dama que practica esta disciplina: Kina Malpartida. Es nuestra campeona mundial, practicante de lo que exige el profesionalismo en todo el sentido de la palabra. El mundo boxístico internacional dejó en el olvido a los Clay, Foreman y Tyson, entre los más renombrados. Hay un vacío muy difícil de llenar. Nosotros rescatamos de la profundidad de los recuerdos al más elegante, técnico y pícaro del Perú: JOSÉ "BOM BOM" CORONADO: El "boxer más popular", como lo dice en su letra el gran compositor Pedro Espinel  en su famosa polca criolla y que cantaran "Las Criollitas". Gracias.