miércoles, 17 de febrero de 2010

"ANTONIO FRONTADO". "EL BOMBARDERO DE CHICLÍN". FUE ASTRO DEL BOX PERUANO.

ANTONIO FRONTADO
En el Perú, fué de los buenos. Técnica depurada, estilista y muy calculador dentro del ring. Cada actuación de "Antuco" Frontado, creaba una expectativa en todo el territorio. Se enfrentó a los grandes de su peso. Verlo pelear y recurrir a las facultades innatas que poseía, constituyó un deleite para los aficionados al box. Son inolvidables los llenos en la Plaza de Acho, escenario de sus triunfos y que se iniciaron como amateur en Trujillo, derrotando varias veces a su eterno rival Fridolino Vilca.

Me parece verlo lidiar con el campeón sudamericano de aquella década del 50, Raúl Rodríguez. Este argentino, logró la corona gracias a su técnica y la defendió en muchas oportunidades, enfrentando a los grandes del boxeo de América. Antonio Frontado subió al cuadrilatero en dos ocasiones por el título y no lo logró. Fueron dos inolvidables peleas, en las que el chiclinense demostró su valía y guapeza ante un extraordinario campeón sin corona.

Campeón sin corona.
Evoco al uruguayo Pilar Bastidas. Siempre en la categoría mediano y a este le ganó en sangrienta pelea. El "charrúa", era neto peleador y vendió cara su derrota. Triunfos y adeversidades se dieron ante Eduardo Jorge Lausse, en el Luna Park de Buenos Aires. Peleó frente a Enrique Jover, Humberto Loayza, Carlos Rendich, Artie Towne, Mario Díaz, Toribio Ródenas y otros. En el 51, fue notable su triunfo ante "Kid Cachetada", un centro americano que supo experimentar la fuerza de sus puños.

Su promotor, el famoso Max Aguirre, hermano de los no menos famosos luchadores "El Yanqui" y "El Ciclón", lo trabajó muy bién. Ganó dinero y se dio lujos no permitidos a atletas. Mucho se comentaba su concurrencia a lugares de diversión y en medio de luminarias del espectáculo como en "El Crillón" y el "Bolivar", dos famosos hoteles que fueron testigos de sus exageraciones. Se encontraba en la gloria de su carrera boxística y olvidó lo más elemental: cuidar el físico.

Con "Pichón Olea".
Surgió así un rival desconocido. Sin mayor cartel que su poderosa musculatura y, como se decía por esos tiempos, "un paquete". Me refiero a Carlos Pérez, "El zurdo del Higuamo". No tenía los suficientes argumentos que insinuaran lo iba a derrotar. Vino la primera pelea y, en efecto, el "zurdo" no demostraba técnica alguna y, si no me equivoco, cayó derrotado por puntos. Vino la revancha y con un "zurdazo" inolvidable dio por terminada la gloriosa historia de nuestro Antonio Frontado.

Fué algo inesperado y triste. Cayeron nuestras ilusiones y tendríamos que esperar muchos años a Mauro Mina. Recuerdo a Antonio, ya fuera del ring, conduciendo un camión de regadío del Municipio de Lima en lares de La Victoria. Lo que si puedo afirmar, es que tuvimos un gran boxeador, cuya técnica se comenta con mucho respeto en el mundo del Box Profesional. Figura al lado de Monzón, por ejemplo. Nosotros, seguimos admirando a "ANTONIO FRONTADO", desde nuestro rincón de reseñas. Gracias.

3 comentarios:

  1. Frontado se enfrentò en dos oportunidades al idolo argentino Raul Rodriguez, campeon sudamericano profesional y en las dos oportunidades las ganò inobjetablemente. Rodrìguez, sabedor de la destreza de Frontado nunca quizo poner en juego su titulo de campeon, por eso se le conoce a Antuco Frontado como el campeon sin corona. Aunque es bueno recordar que Frontado si fue triple campeon sudamericano amateur consecutivo invicto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Armando. Lo decimos en esta reseña y nos agrada su comentario que aclara una visión más objetiva de sus peleas ante Rodríguez. Es cierto. Fue "Un Campeón sin Corona".

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar